marzo 2012


Cuatro vidas: película coral llena de rostros conocidos.

Brendan Fraser se ha pasado con el almidón. Eso es lo primero que pienso cuando estoy viendo Cuatro vidas. ¡Menudo tío más acartonado! ¿Es que nadie le ha explicado que el cuello puede moverse? ¿Y que existen los gestos faciales? Y después de esta profunda reflexión sobre el nivel interpretativo de George de la jungla y Rick O’Connell, lo que me se me viene a la cabeza es por qué una productora piensa que con un reparto lleno de grandes nombres es suficiente para hacer una buena película.

El caso es que Nala Films se la juega, se gasta un pastón en fichar a Andy Garcia, Kevin Bacon, Julie Delpy, Brendan Fraser, Forrest Whitaker y Sarah Michelle Gellar (Buffy Cazavampiros), pero no se esmera mucho a la hora de contratar al director, y decide darle un voto de confianza a uno de los coautores del guión, un tal Jieho Lee, que hasta el momento había hecho un cortometraje de nombre A Nursery Tale, y supongo que se había pasado media vida viendo la tele, especialmente la MTV.
 
Seguramente Jieho Lee también había ido al cine alguna vez, a ver Vidas cruzadas, Magnolia y Crash. Y de toda esta cultura audiovisual se ha sacado ahora de la manga Cuatro vidas (The Air I Breathe), que es un auténtico despropósito.El muchacho pretende filosofar sobre la vida, pero lo suyo no alcanza ni para una cita de dos líneas, nos muestra un elenco de personajes de lo más tópico; los dirige tan mal que es imposible que síntamos la más mínima conexión con ninguno de ellos, y los coloca en situaciones tan manidas que aburre.Para rematar, va de moderno. O se cree que está haciendo un videoclip más largo de lo habitual. Al más puro estilo de Los vigilantes de la playa, nos cuela vídeos musicales entre secuencia y secuencia, como si no tuviera más que contarnos y tuviera que llegar a la hora y media de metraje de cualquier manera. Sin embargo, al final, resulta que no nos ha contado nada. Y tiene un personaje, el de una estrella naciente del pop (Sarah Michelle Gear) del que… ¡no se oye ni un tema en toda la película!
 
¿Alguien da menos? Pues sí, aún tenemos unas conexiones forzadísimas entre los personajes, que no hay quien se las crea, y una escena de Buffy en el tejado al final de la película a la gloria de la actriz, pero completamente fuera de lugar.Una pena. Un montón de dinero tirado. No sé si recomendar que vaya todo el mundo a verla para que la empresa no quiebre o si tratar de vaciar las salas para castigar a Jieho Lee.
 
Gracias a Ruth Arias por su crítica: http://www.cinematical.es/2008/09/21/critica-cuatro-vidas/
 

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.decine21.com/Peliculas/Cuatro-vidas-13776

http://www.ecartelera.com/peliculas/2496/cuatro-vidas/critica/1366/

Control: los últimos años de Ian Curtis, líder de la banda Joy Division.

“Control, de Anton Corbijn, es una película que nos muestra los últimos siete años de vida de Ian Curtis, el cantante peculiar de la banda mítica de mediados de los setenta que fue un icono del post-punk inglés, Joy Division, que resulta ser otro biopic que llega a nuestras pantallas aunque con dos años de retraso.

Control es una película independiente en blanco y negro con actores desconocidos, realizada por un fotógrafo y director de vídeos musicales que nos quiere dejar constancia de la extraña sensibilidad y del controvertido carácter de uno de los personajes más influyentes en la música de los últimos veinte o treinta años. Ian Curtis era un chico demasiado introvertido que vivía en Manchester y escuchaba a artistas como David Bowie, Lou Reed o Iggy Pop. Su manera de ser tan diferente debió sorprender a Deborah Curtis, su esposa en la vida real con la que tuvo una hija, cuya biografía sobre Ian editada en 1995 es la base de esta historia. Dado el trato que recibió de Ian tan poco considerable con el amor que le profesaba ella, Deborah decidió escribir sobre algo que le debió amargar durante mucho tiempo, recordando el amor que Ian tuvo con una chica francesa llamada Annik que trabajaba en la embajada de Bélgica, cuya afición por la música y el misterio que le producía aquel chico escuálido y tan especial hizo que quisiera hacerle como excusa una entrevista como periodista para un fanzine musical. La atracción que surgió entre ambos se puede decir que casi fue inevitable y los sentimientos contradictorios del mismo Curtis entre el amor de esas dos mujeres, unidos a una incipiente epilepsia, fueron provocando una lenta destrucción en su forma de ser y de pensar, no llegando finalmente a concentrarse en los conciertos ni a saber qué debía hacer con su vida. El 18 de mayo de 1980, destrozado anímicamente cuando sólo contaba con 23 años de edad, se suicidó en la cocina de su casa donde había vivido con Deborah y su hija Natalie.

El difícil retrato de este personaje, verdaderamente complicado de plasmar en pantalla, está muy bien logrado por la actuación de Sam Riley, un joven actor desconocido que se mete de lleno en su papel, bailando y cantando las canciones sin playback, petición que hizo a Corbijn para que resultara más fidedigno. Y es que los temas de la banda están muy bien llevados y bien escogidos para explicar los sentimientos de Curtis a lo largo de la película, apareciendo un tema tras otro en pantalla concorde con lo que le está pasando, acompañado todo por una dirección realmente eficaz y muy correcta, demostrando Corbijn que los años de experiencia realizando vídeos musicales no pasaron en vano. Hay que decir que él mismo fue el responsable de algunos vídeos de la banda, como Atmosphere y que les fotografió varias veces, como a tantos artistas durante décadas. La mencionada canción Atmosphere es la escogida para el final trágico de la historia y otra vez hay que decir que es totalmente idónea para el momento.

Sin embargo, la buena dirección y la calidad de las canciones no son suficientes para que las dos horas que dura la película resulten del todo emocionantes. La demasiada atención en el tema del amor de las dos mujeres, sobre todo a raíz de la aparición de Annik casi a la hora de metraje, hace que el ritmo se ralentice demasiado, disminuyendo una parte del interés despertado al inicio de la película. Hasta en algún momento se echa de menos el centrarse más en la banda y no tanto en los pensamientos de Curtis, bastante perdido y ofuscado. A mi parecer hubiera sido mejor reducir la duración de la película, ayudando de esta manera a que la historia fuera más ágil. También he de comentar que no sé qué reacción tendría al ver la película si no me gustara la música de Joy Division. Seguramente el punto de vista cambiaría, aunque cinematográficamente destacaría igualmente el trabajo realizado.

Para acabar, me gustaría resaltar algunos biopics musicales que se han realizado hasta la fecha en el cine, destacando por ejemplo, Amadeus, de Milos Forman, un brillante retrato de la figura de Mozart, en el que curiosamente resultaba más atrayente la figura de Salieri, un compositor coetáneo que le tenía una envidia suprema. También no tendría que dejarme Bird, de Clint Eastwood, considerada por algunos como “la mejor película que se ha hecho nunca sobre jazz”. O En la cuerda floja, de James Mangold, biopic sobre Johnny Cash premiado y nominado en los Oscars y en los Globos de Oro de 2005. Aunque la película más cercana a Control es Sid & Nancy, de Alex Cox, un biopic sobre Sid Vicious, líder de la banda de punk Sex Pistols, cuya vida estará llena de drogas y alcohol. No hay que olvidar que los Sex Pistols y Joy Division fueron contemporáneos, igual que The Buzzcocks, y eso se ve en la película. La gran diferencia de esta película con la de Alex Cox es que esta es menos corrosiva y contiene una dirección mucho más sugerente. En Sid & Nancy es más impactante el hecho de ver a Gary Oldman totalmente drogado, con un carácter del todo inaguantable, aunque en conjunto resulte bastante aceptable. Y se está preparando o apunto está de ponerse en marcha The Passenger, un biopic sobre Iggy Pop en su época en The Stooges, cuyo papel será interpretado por Elijah Wood (¿?).

En definitiva, Control es una película idónea para los fans de Joy Division y bastante aconsejable para el amante del cine en blanco y negro ya que la dirección de Anton Corbijn está llena de detalles; sin embargo, la larga duración y los sentimientos enfrentados de Ian Curtis llegan a cansar demasiado.

Lo mejor: La dirección y Sam Riley.

Lo peor: La larga duración y los sentimientos enfrentados de Curtis.”

Gracias a elprimerhombre por su crítica:  http://www.muchocine.net/criticas/9611/Control

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.fotogramas.es/Peliculas/Control/Critica

http://www.precriticas.com/criticas/leyenda-de-la-musica/

http://www.cinissimo.com/critica-control-excelente-retrato-de-la-caida-de-ian-curtis/

 

Millenium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina: segunda entrega de la trilogía de Stieg Larsson.

“Lisbeth Salander regresa, en la piel de Noomi Rapace, para investigar de forma paralela Mikael Blomkvist, interpretado por su casi tocayo Michael Nyqvist, un caso de trata de blancas y corrupción política. Bajo la batuta de Daniel Alfredson, los personajes y situación de la primera entrega se recuperan meses después en el film que se dejará ver a partir de mañana, 23 de octubre: ‘Millennium 2 La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’ (‘Flickan som lekte med elden’).

El desaparecido Larsson situaba sobre el tapete sus gónadas al escamotear durante cientos de páginas a la protagonista, para revelarte finalmente sus acciones en un rebobinado que iba seguido de un cambio de punto de vista. Jonas Frykberg, el guionista, no confía en las posibilidades de una película que reparta y separe a sus dos personajes primordiales por tanto tiempo e intercala las investigaciones de ambos en una progresión lineal de los acontecimientos. Dictamen certero, sin duda, que arrastra, sin embargo, la consecuencia de aniquilar toda opción de singularidad o sorpresa de este ‘Millennium 2’.

Reincidiendo en las pobrezas que presentaba la primera parte —una pesquisa policial o periodística que en el presente se revela superada, una estética feísta o poco cuidada que nos llevaba a añorar lo que tantas veces denostamos: el remake yankee, y una carga excesiva de equipaje que convertía su duración en algo sólo necesario para lectores que busquen ver su libro plasmado tal cual en la pantalla— ‘Millennium 2 La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’ contiene, además, otras fallas que la dejan en consideración menor —diálogos sin fin que nos narran en palabras lo que deberíamos estar viendo en imágenes, malos que dejan a sus víctimas medio muertas, como si en el fondo deseasen que se volvieran a levantar (pensaba que eso pasaba sólo en los productos de guionistas muy perezosos) y revelaciones de personajes que, si bien podrían no olerse, poca sorpresa van a causar a quienes ya han visto más de lo mismo en tantas ocasiones—.

No es indispensable conocer una novela para adivinar que algunos de los desatinos del guión que de ella parte hallan su causa ni más ni menos que en su herencia literaria. La adaptación de ‘La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina‘—un telefilm elevado a nivel de cinta exhibible en salas, no gracias a unas mejorías efectuadas sobre la marcha, sino por pura y simple necesidad explotativa— se queda en la mitad de la ruta que la llevaría desde lo textual a lo visual. De ahí esa excesiva verborrea mencionada en el párrafo anterior, que habría estado mejor sustituida por acciones: el cine es un medio audiovisual.

El personaje de Salander es, una vez más, el único bastión donde pueden apoyarse las obras: la de Larsson y la de Alfredson. Una vengadora de las mujeres, una heroína inmortal, la fuerza del supuesto sexo débil… A su alrededor, los demás: un cero a la izquierda —quizá sólo en los films—, empezando por Blomkvist, cuya presencia parece limitarse a exhibir cara de circunstancia y esperar a que todo quede resuelto por mano ajena. Si bien esta figura casi superheroica de la hacker gótica gozaba de una definición de personaje clara y reconocible en la primera película, aquí existe un intento por humanizarla —los muebles de Ikea— que hace que se nos desdibuje. Si seguimos viendo a Lisbeth es gracias a que la conocemos de antemano.

De poco sirve advertir en contra de algo que llega prevendido: los lectores de la trilogía, aquellos que quedaron contentos con la primera porción cinematográfica —incluso sin haberse sumergido en los libros— y todos los amantes del género del thriller acudirán sin duda a vivir un nuevo episodio de crítica social sueca, que enarbola como sus mejores atributos una crudeza y un realismo sucio y la diferenciación con respecto a productos más perfeccionados. Con paciencia y buena predisposición, ‘Millennium 2 La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’ puede disfrutarse.

Gracias a Beatriz Maldivia por su crítica: http://www.blogdecine.com/cine-europeo/millennium-2-la-chica-que-sonaba-con-una-cerilla-y-un-bidon-de-gasolina-rebajando-las-exigencias

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.fotogramas.es/Peliculas/Millennium-2/Critica

http://quealucine.wordpress.com/2009/12/04/critica-millenium-2/

http://www.cinematical.es/2009/10/23/pelicula-de-la-semana-millennium-2-la-chica-que-sonaba-con-un/

Ana dice: No sé, creo que lo mismo se ha sobrevalorado un poco a Stieg Larsson…es lo que suele pasar cuando un escritor, pintor, escultor, músico,… muere.

I’m not there: biopic de Bob Dylan.

“¿Quién es Bob Dylan? Eso nos gustaría saber, pero mira que nos cuesta. Hace pocos años, con motivo de una de las giras españolas del artista, Fernando Merinero realizó el documental de escasísimo interés cinematográfico Las huellas de Dylan, que precisamente trataba de indagar en los misterios en torno a la figura del que es uno de los mejores compositores musicales y poetas del siglo XX. Todd Haynes tiene más o menos las mismas pretensiones, pero su elección es más pertinente, rigurosa y creativa.

Y es que I’m not there es seguramente lo más cerca que ha estado el cine de la figura de Federico Fellini desde su fallecimiento, junto con aquella Tristam Shandy que firmó Michael Winterbottom (Nine no puede estar más lejos). Haynes, con 8 y 1/2 en la mente, descompone el yo del artista de Duluth en seis realidades muy diferentes entre sí, y que nos permiten un acercamiento fascinante a una figura única aunque, evidentemente, seguimos sin saber muy bien quién es.

Las distintas partes cuentan con su propia personalidad, siendo la de Heath Ledger la más cercana al drama romántico, la de Christian Bale una especie de falso documental y la de Cate Blanchett la más puramente felliniana (atención a esas apariciones especiales), aunque curiosamente también es la que tiene más que ver con la biografía del artista. Richard Gere, por su parte, encarna a un crepuscular Billy (¿the kid?) en el más extraño de los fragmentos, un homenaje de extraordinaria dirección artística al Pat Garret de Sam Peckinpah, que de hecho fue una de las pocas películas en las que Dylan participó.

En definitiva, hay que celebrarse de que, aunque haya sido con muchísimo retraso, I’m not there haya llegado a nuestras pantallas. Hay que disfrutarla, con sus rarezas y su ritmo irregular. Y Robert Zimmerman, si es que la ha llegado a ver, se habrá dado cuenta de que los demás hablan de él en el cine de forma más cercana a su música que él mismo. ¿Os acordáis de Anónimos?”

Gracias a Antonio Gandiaga por su crítica: http://www.notasdecine.es/23720/criticas/critica-im-not-there/

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.fotogramas.es/Peliculas/I-m-not-there/Critica

http://www.filasiete.com/criticas/i2019m-not-there

http://siguealconejoblanco.com/cine/critica/critica-im-not-there/

Ana dice: Soberbia Cate Blanchett en el papel de Bob Dylan.

Es necesario conocer algo de la vida de este cantautot para entender la película, porque si no se os quedará la misma cara que se me quedó a mí cuando vi “Truman Capote”.

Una pena lo que fue este hombre y en lo que se ha convertido…si hasta es “amiguete” del Papa!!!!!