febrero 2012


El destino de Nunik: de cómo la felicidad se ve truncada por la guerra.

“Desde aquella Palma de Oro que obtuvieran los Taviani allá por el 77 con Padre Pavón y algún otro moderado éxito con cintas como La notte di San Lorenzo o Good Morning Babilonia ha llovido un rato largo, pero hay vinos que no tienen buena vejez. Así pues, si bien tenía ciertas expectativas en esta participada coproducción europea, todo ha quedado, si no en agua de borrajas, sí en pólvora mojada.

Y en esta ocasión espero que unas pocas líneas sean suficientes para explicar lo que me ha transmitido esta última entrega justiciera de los Taviani.

Sabemos de la propensión de estos realizadores por el historicismo y la crítica política, pero después de tan larga trayectoria esperaba algo más que una esmeradísima puesta en escena y sugestiva ambientación que sirviera para redimir su sentimiento de culpa, denunciando el ignorado genocidio del pueblo armenio a manos de los turcos en los albores de la Primera Guerra Mundial.

Su dominio del lenguaje cinematográfico y de un esteticismo bellísimo y calculado consiguen que la cinta nos enganche lo suficiente para verla con cierto disfrute y complicidad, pero esa misma pretenciosidad artística trunca los halagüeños amagos emotivos y sobrecarga por completo la espontaneidad y el flujo natural de la acción, encorsetando a unos personajes que, asfixiados en algún momento, se ven privados de gustarse y conectar realmente, tanto entre ellos como con el espectador.

Por lo demás, por mucho que los Taviani se crean a estas alturas estar por encima del bien y del mal, presentar este genocidio en clave maniqueísta con los tópicos y excepciones de rigor, delatan una reflexión muy de superficie sobre este episodio fatal de la historia y sobre la condición humana en general, mucho más compleja y matizable de la que aquí se nos presenta.

Sin llegar al discurso panfletario, todo se sacrifica en pro de una decidida proclama y denuncia de la masacre sufrida por el pueblo armenio, en la que las conclusiones parecen venirnos dadas. Pero resulta que a un servidor le gusta pensar por si mismo, y valora a aquellos realizadores que estimulan la reflexión, que indagan, que invitan al diálogo, que muestran, que dan pistas, que interrogan, que hurgan.

No necesito que me expliquen la obviedad, ni que me digan quiénes son los buenos y los malos, ni que pretendan provocar mi repulsa y respuesta visceral con las atrocidades que recogen unas escenas más propias de una sesión gore que de una película que pretende hacer mesurada justicia con el pasado. Y que conste que no soy reacio por sistema a lo explícito, todo lo contrario, pero su uso tendencioso, si efectivo en un principio, suele finiquitar en detrimento del mensaje que se pretende transmitir.

En este ajuste de cuentas con la historia, el plurinacional reparto se defiende decorosamente, y el trabajo de la representación hispana encabezada por una Paz Vega entregada y una Ángela Molina para mi gusto sobreactuada en su celo dramático, se salda con una nota aceptable, aunque sin llegar al pleno convencimiento.

Y concluyo. La cinta, a la que tampoco se puede negar cierta valentía, sirve preferentemente para una primera aproximación a esta masacre silenciada, aunque algunos momentos prometedores, encallados en simples esbozos, dejan la sensación de que se pudo hacer mucho más.

Así las cosas, la referencia cinematográfica sobre este genocidio que el propio Hitler ejemplarizó como modelo de olvido, seguirá siendo Ararat, la soberbia película de Atom Egoyan.”

Gracias a Iñaki Gauna por su crítica: http://www.notasdecine.es/313/criticas/critica-el-destino-de-nunik/

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.muchocine.net/criticas/11093/El-Destino-de-Nunik

http://www.criticalia.com/pelicula/el-destino-de-nunik/1580

Ana dice: lo cierto es que no soy muy propensa a ver películas sobre guerras y sus dramas….y ya estoy quemada de las de temática de nazismo y de la Guerra Civil española, así que, de entrada, esta película, como el resto de la misma temática, me aburren un poco. Y el hecho de que, además, trabaje Paz Vega ya la remata porque Paz Vega nunca me parece creíble, y no es porque trabaje bien o mal, es porque ella, su físico, su voz, me recuerda a la típica sevillana casada con niños que vive en Triana, por lo que no puede creerme que le pasen “cosas” que no sean que a su hijo le va mal en el cole o que a su marido le han despedido del trabajo….no la veo yo e otro tipo de vida que no sea ésa. Lo siento.

Anuncios

Che Guerrilla: biopic del revolucionario cubano.

“Prosigue la narración de la biografía del Che varios años después de donde nos dejara El argentino. Un Ernesto Guevara casi irreconocible por el maquillaje y la calva postiza logra acceder a Bolivia e instalarse en un hotel. De ahí parte a la selva con el objetivo de iniciar un nuevo movimiento revolucionario. En este momento esta segunda parte comienza a asimilarse a la primera, e incluso varios de los compañeros del protagonista son los mismos (interpretados en algunos casos por conocidos actores españoles).

Sin embargo, y aunque son inseparables las dos películas (si el director concibió un solo film, así es como debería haberse visto), el tono de esta Che: Guerrilla es muy diferente al de su predecesora. El inevitable fracaso de la revolución se deja sentir casi desde el primer momento. La selva boliviana funciona como un espacio asfixiante y que prácticamente imposibilita la consecución de cualquier objetivo. El propio Guevara (encarnado magistralmente por Benicio Del Toro) se ha convertido en un hombre demasiado empeñado en lograr el triunfo de sus ideales, que permanecen inamovibles pero que ahora parecen poco consecuentes. Eso sí, la visión de Steven Soderbergh sobre el personaje, aunque algo alejada de la hagiografía, en ningún momento es crítica con los comportamientos del Che. Incluso se cargan las tintas contra el dictador Barrientos y los Estados Unidos, que no dudaron en apoyarle. Este último aspecto termina resultando lo más convencional del relato.

Y es que, si hubo espectadores que ya salieron espantados ante la excesiva frialdad de Che: El argentino, esta segunda entrega está hecha aún más de espaldas al público. Soderbergh se olvida de entretener y de emocionar en el sentido más convencional de las películas biográficas. El fracaso de la revolución en esta segunda parte, que en ningún momento se antoja reversible, contagia la decepción al espectador, que se aleja de la película. Además, esta está narrada de forma lineal, sin aquellos saltos temporales a un Nueva York en blanco y negro que eran lo mejor de El argentino. La inexistente descripción de los personajes secundarios impide reconocer a actores tan populares como Franka Potente o el mismísimo Matt Damon, además de a los intérpretes españoles que antes mencionaba.

La conclusión sobre la obra, una vez visto el díptico completo, es algo insatisfactoria. Soderbergh ha construido un relato casi imparcial y perfectamente calculado, que desfila con cierta indiferencia ante los ojos del espectador. En su intento de narrar de forma tan exhaustiva y casi documental estos momentos tan trascendentales de la vida de Guevara, la peripecia ha terminado resultando agotadora. Hay momentos muy logrados, como toda la batalla final (parece que estás ahí) o la visualización de la muerte del protagonista a través de sus ojos, con los que se agotó una manera irrepetible de mirar al mundo. Pero en definitiva, se ha perdido una muy buena oportunidad de conseguir el relato definitivo sobre ese mito que es Ernesto Che Guevara. Me sigo quedando con la popularidad (en el mejor sentido del término) del poema de Nicolás Guillén Soldadito boliviano, convertido en canción por Paco Ibáñez.”

Gracias a Antonio Gandiaga por su crítica: http://www.notasdecine.es/3434/criticas/critica-che-guerrilla/

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.cine.fanzinedigital.com/4325_1-Che_Guerrilla.html

http://www.cinematical.es/2009/03/03/critica-che-guerrilla/

http://notedetengas.es/critica-che-el-argentino-che-guerrilla-the-argentine-che-part-two-de-steven-soderbergh/

 

 

Me permito, como excepción, mostrarles este cortometraje debido a que aborda el tema de los libros, campo en el que trabajo….además de que es de gran belleza.

“The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore es el nombre de este cortometraje que contiene todo lo que me gusta; una buena animación, muy buena historia y libros, muchos libros.

Es una historia de personas que dedican su vida a los libros y los libros que devuelvan el favor.

Además tiene nominaciones para el premio Oscar y ya ha ganado otros premios, véanla les dejara un buen sabor de boca” (Fuente: http://www.roc21.com/blog/2012/02/08/the-fantastic-flying-books-of-mr-morris-lessmore/)

“Ahora que ya conocemos a los nominados al Oscar (aquí todas las categorías del Oscar 2012), iremos mencionando algunos de los nominados. La categoría de Corto Animado es particularmente una de mis favoritas. Y aquí tenemos no sólo a uno de los Nominados, sino que es uno de los más innovadores. No sólo lo tenemos en versión corto animado (arriba), sino que también hizo su aparición en el App Store de Apple como Libro Interactivo para iPad

Este corto fue dirigido por William Joyce y Brandon Oldenburg. La historia nos cuenta sobre cómo, cuando Mr. Morris estaba escribiendo su libro, una tormenta lo eleva a el y su ciudad, dejándolo sin manuscrito. Mientras recoge las páginas, se encuentra con un amigable libro que lo lleva a un nuevo hogar y a una nueva vida. Se trata de una carismática historia sin palabras que, personalmente, me dejó encantadoo por los 15 minutos que duró el video.

Por cierto, The Fantastic Flying Books or Mr. Morris Lessmore está disponible en iTunes (como video en HD) de manera gratuita por tiempo limitado. Pero necesitarán acceder a la tienda de USA (aquí cómo)” (Fuente: http://www.arturogoga.com/2012/01/24/the-fantastic-flying-books-or-mr-morris-lessmore-uno-de-los-cortos-nominados-al-oscar/)

Castillos de cartón: un trío con mucho “arte”.

“La verdad que no sé que decir sobre este film. Ahora mismo lo que siento, es una enorme decepción. Este verano leí la novela homónima de Almudena Grandes “Castillos de cartón”, y esperaba con ansias su adaptación a la gran pantalla, por lo interesante, atractiva y provocativa que me había resultado. Pero tras el visionado del film, tengo que decir que estoy bastante decepcionado, porque no solo el film rompe el hilo narrativo de la novela, sino que no aprovecha los giros argumentales y estructura que la propia novela establece y que podría haber resultado muy útil y muy interesante para el film.

Al principio la película empieza bastante débil, con desgana, conforme va avanzando va adquiriendo más personalidad, mayor fuerza dramática, y mayor intensidad. Pero sin embargo todo se estropea por un erróneo final, totalmente diferente al de la novela, y que además es un final que aspira a mucho, pero no llega a nada, tanto por razones relacionadas con la intensidad de los diálogos, como por razones técnicas de música, fotografía y cambios de planos. Lo que es el final parece una escena que transcurre en el film como algo innecesario, algo incorrecto. Sin duda, el film es bastante erróneo. Su principal problema reside en el precipitado guión, con frases demasiado evidentes y escenas que se hacen interminables.

La dirección por otro lado, ha estado a la altura, no con brillantez, pero si lo suficiente como para reconocer su trabajo. Los actores llevan sus papeles notablemente, a pesar de las limitaciones del guión. Su química es horrible, las escenas sexuales que protagonizan, están llenas de momentos fríos, sin pasión, es el momento débil de sus interpretaciones. Adriana Ugarte se eleva como la mejor del reparto, gracias a que sabe llevar muy bien los matices de su personaje. Nilo Mur y Biel Durán hacen trabajos aceptables.

A pesar de los indudables errores del film, tenemos que recalcar que el film resulta bastante entretenido, y que tiene un gran equipo técnico. La bella conjunción de la agradable banda sonora y la sobresaliente fotografía crea un ambiente muy armónico y plagado de emociones y sensaciones. La ambientación resulta también destacable, muy cuidados los detalles que recrean aquella época(años 80). El montaje es interesante y es lo que hace que las escenas sexuales no queden en simples momentos de sexo gratuito, sino que este sexo sea principio y fin de esta historia.

Un film cargado de sexo, amor y juventud, pero al que le falta garra, emoción y pasión.

Lo mejor: La magia de Adriana Ugarte, la fotografía y la banda sonora.

Lo peor: Que se ha quedado muy por debajo de la novela.”

Gracias a albertaco por su crítica: http://albertodemasiadocine.blogspot.com/2009/11/critica-castillos-de-carton.html

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.fotogramas.es/Peliculas/Castillos-de-carton/Critica

http://www.notasdecine.es/16719/criticas/critica-castillos-de-carton/

http://www.cine.fanzinedigital.com/5496_1-Castillos_de_carton.html

Cadillac records: del áuge de la música negra gracias a la creación de este sello discográfico.

Cadillac Records ofrece exactamente lo que se puede esperar de ella, y eso tiene su parte buena y su parte mala. La buena es que nos acerca a un momento histórico de la música negra y a figuras clave como Chuck Berry o Muddy Waters y una exquisita banda sonora. La mala es que le ocurre como a casi todos los biopics, que parecen querer condenar extensa biografías de centenares de páginas en unos pocos minutos, y dan pinceladas de casi todo para no centrarse en nada, resultando un compendio que termina siendo frío y distante porque se olvidan de lo básico: de buscar la empatía con el espectador y provocar que nos identifiquemos con alguno de los personajes.

Ha sucedido con la película sobre Johnny Cash o con la que se hizo sobre Ray Charles, sólo por citar dos de las más recientes, pero es extensible a innumerables biopics que se han hecho a lo largo y ancho de la historia del cine. No sé cual es el problema, quizás resida en la ambición por concentrar toda la vida de una persona (de un sello discográfico en este caso) en hora y media, sin dejarse nada en el tintero, como si el peso del mito pudiera más que la voluntad del guinista o el director, o quizás por el hecho de que no se suele contratar para estas obras a grandes directores ni guionistas de prestigio. Al final, estas películas acaban teniendo valor como documentos pero no como obras cinematográficas.

El caso es que Cadillac Records nos lleva hasta los años 50 y el auge de la música negra y el sello Chess Records, de un buen elenco de artistas que trabajaron allí, pero no nos hace sentirnos cerca de ninguno, y eso que las interpretaciones son más que decentes (Adrien Brody, Jeffrey Wright o Columbus Short, por ejemplo, están muy bien, y merece especial mención Beyoncé, que consigue comerse la pantalla a pesar de una cabellera teñida de rubio). El error está en tratar de contar todo: la música, las relaciones personales entre los músicos, las relaciones matrimoniales… salen hasta los Rolling Stones. Y al final, cierta frialdad y un ritmo poco acertado, un final que pretende ser dramático y queda patético y la sensación de no saber muy bien qué es exactamente lo que me querían contar. Me quedo con la música.”

Gracias a Ruth Arias por su crítica: http://www.cinematical.es/2009/02/19/critica-cadillac-records/

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.cine.fanzinedigital.com/4403_1-Cadillac_Records.html

http://www.criticscinema.com/criticas/peliculas/Cadillac_Records.html

Ana dice: Si te gusta la música negra de los años 50 te gustará la banda sonora de Cadillac records. Beyoncé lo mejor de la película, con un papel similar al que hacía en Dreamgirls.