mayo 2011


Las horas del verano: ¿Las familias, los hermanos, permanecen igual de unidos cuando faltan sus padres?

“Los caminos de tres hermanos en la cuarentena chocan cuando su madre, encargada de gestionar la excepcional colección de arte del s. XIX que perteneció a su tío, muere repentinamente. Los tres se verán obligados a entenderse y a limar sus diferencias. Adrienne (Juliete Binoche), una diseñadora con éxito en Nueva York; Frédéric (Charles Berling), un economista y profesor universitario en París; y Jérémie (Jérémie Renier), un dinámico hombre de negocios asentado en China, deberán enfrentarse al fin de su niñez, memorias compartidas, sus orígenes y su particular visión del futuro.

Olivier Assayas, uno de los realizadores más interesante del cine francés actual, director de Irma Vep y Demonlover, regresa con un drama mucho más pequeño y más en consonancia con la vieja tradición del cine galo (el cine de dramas familiares burgueses), que con su propia y valiosa cinematografía anterior. Más allá de ser un bonito retrato muy prolijamente narrado sobre los sentimientos encontrados de tres hermanos adultos frente a la herencia de su madre, principalmente frente a la venta de la casa familiar con las obras de arte de su tío, no hay muchos elementos que la destaquen sobre otras producciones de este tenor. Las historias que aparecen en paralelo al conflicto entre los hermanos, principalmente las diferencias generacionales entre uno de ellos y su hija, no le aportan mucho a la trama, y Juliette Binoche solo aporta su rostro y nombre, apareciendo en un personaje que no aprovecha en absoluto su talento. Quien realmente se destaca del elenco es Edith Scob, a quien vimos recientemente como Lucy Jüst en La cuestión humana, en este caso en el rol de la madre que vislumbra su pronta despedida. Scob juega las mejores escenas de la película, cuando observamos esas horas de verano transmutadas en el otoño de una vida. Fuera de esto, lo más destacado que puede encontrarse es la naturalidad con la que se exploran las diferencias familiares. Sin embargo, nada de esto posee la originalidad de otras historias de Assayas, mucho más relevantes que este drama excesivamente parecido al cine francés que Assayas no solía frecuentar en su vasta filmografía.

Lo mejor de la película: Edith Scob

Lo peor de la película: Que durante su metraje parece estar más presente el tradicional cine francés que el cine de Assayas.”

Gracias a Cine.com por su crítica: http://blog.cine.com/criticas/2008/11/29/critica-las-horas-del-verano/

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.precriticas.com/criticas/vivencias-creibles/

http://www.fotogramas.es/Peliculas/Las-horas-del-verano/Critica

http://www.muchocine.net/criticas/8037/Las-horas-del-verano

Ana dice: En primer lugar: hay que tener muy en cuenta que es cine francés y, habitualmente, el cine francés suele ser muy lento, y Las horas del verano no es una de las pocas excepciones.

Aparte de esto, a mí me pareció una película muy “sencillita”, es decir, una historia muy cotidiana que ha podido vivirlo, de alguna manera o de otra, muchos de nosotros: el cómo una madre con tres hijos con sus vidas ya hechas se reúnen en ocasiones especiales en la casa familiar donde se criaron…y lo que sucede después de la muerte de la matriarca.

Se ve bien. No se me hizo muy lenta, aunque tampoco pasan acontecimientos que te tengan en vilo durante la película ni nada parecido…pero lo repito: es que es una historia muy común.

Y coincido con la crítica anterior de que la mejor interpretación es la de Edith Scob (la madre) y que, lamentablemente, no podemos disfrutar de ella por mucho tiempo; y también el hecho de lo desaprovechada que está aquí Juliette Binoche.

Anuncios

Radio encubierta: vive tu vida como tú quieras.

“Richard Curtis ha brillado con luz propia como uno de los representantes cinematográficos del humor británico en su variedad más inofensiva, pero a la vez repleta de mala leche, ironía y claroscuros. Y de sus películas como director, no sólo guionista, siempre se ha desprendido una innegable eficacia y seriedad –a la hora de afrontar el humor- que si bien no llega a la genialidad, sí proporcionan siempre al espectador una sensación de satisfacción que dura un buen rato después de salir del cine.

 

Así es en Radio encubierta, como así fue en Notting Hill, Bridget Jones y en Love Actually, su debut cinematográfico como director. Pese a sus evidentes defectos –una excesiva duración, una línea argumental algo débil-, Curtis  nos invita a gozar de un grupo de actores que se lo están pasando tan bien como sus personajes, y de una sensación de camaradería artística que, como les pasa a los protagonistas del film,  hace fácil superar todos los obstáculos.

 

El gran mérito de Curtis es que la sensación de irrealidad y de nostalgia que recorre Radio encubierta -tan propia de este tipo de argumentos-, se compagine tan bien con lo que de verdad importa en el film: la actitud gamberra de todos sus protagonistas, pero también con los claroscuros –no exactamente realistas- de lo que significa llevar un estilo de vida irresponsable y condenado a desaparecer.

 

La virtud de Curtis en el film es lo bien que, de nuevo, viste de azúcar y caramelo el mundo de orgías, sexo, drogas y alcohol que presumiblemente llevan sus protagonistas. Radio encubierta nunca es un film duro. Pero tampoco es cursi o remilgado, porque su autor sabe como evitar toda pretensión estética o moral para hacer, simplemente, que el espectador se suba al barco con sus protagonistas y se haga amigo de todos ellos. A Curtis no le interesa el desgobierno y la anarquía, o sólo en la medida que le ayuda a plasmar una serie de gags –tanto visuales como verbales- ciertamente disfrutables. Curtis no es Cameron Crowe, sino el artífice de series como Black Adder y de clásicos románticos como Cuatro bodas y un funeral, y eso se nota por los cuatro costados.

Como era de esperar, el humor del film nunca resulta rancio, entre otras cosas porque los encargados de plasmarlo en la pantalla son una cuadrilla de privilegiados bufones que son lo mejor del panorama actual. Un servidor vuelve a aprovechar aquí para expresar su increíble devoción por Bill Nighy, el actor más divertido del planeta. Ahí está la labor de un vigoroso Philip Seymour Hoffman y sobre todo, un Kenneth Branagh que encarna el lado rancio de la sociedad inglesa contra la que se revelan los protagonistas y que, cual Coyote frente al Correcaminos, con sus sucesivos intentos legales de cerrar el chiringuito se dibuja como un memorable Pierre Nodoyuna frente a la indetenible orgía de los protagonistas.

Ahora el lado negativo, que lo hay e importante. Radio encubierta dura casi 130 minutos, una duración a todas luces excesiva para un film que, además, acusa el abrir demasiados frentes argumentales para no decidirse por ninguno. El final es excesivo y trivial, y no hay una historia principal más allá de la oposición de esta pandilla de simpáticos indecentes al insoportable Gobierno, tan sólo chispas del amable genio de Curtis. Son defectos importantes, pero qué demonios, viva el Rock and Roll…”

Gracias a Juanma González por su crítica: http://www.notasdecine.es/7823/criticas/critica-radio-encubierta/

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.fotogramas.es/Peliculas/Radio-encubierta/Critica

http://www.cinepalomitas.com/2009/06/03/critica-de-radio-encubierta/

http://www.cine.fanzinedigital.com/4763_1-Radio_encubierta.html

Ana dice: A mí me pareció una película muy fresca y divertida.

La lucha existente entre llevar la vida que quieres y transmitir esa forma de vivir mediantes las ondas de la radio a todos aquellos que piensen como ellos y, por otro lado, la oposición del gobierno inglés a que su pueblo lleve una vida “libertina” me pareció muy interesante.

Esto, acompañado de un estupendo grupo de actores, hace que Radio encubierta sea una película muy agradable de ver…lo único malo que tiene es la duración de la misma (130 minutos).

El tren de las 3:10: remake de un western clásico “3:10 to Yuma”.

“El tren es el medio de transporte privilegiado por el cine. Como apunta el crítico J.L. Sánchez Noriega, dentro del género del western americano el tren ha desempeñado un papel decisivo, ya que las dificultades del tendido de la línea ferroviaria ha servido para plasmar la “civilización” del territorio, el progreso frente a los derechos de los granjeros sobre la tierra, el imperio del sistema legal con la llegada de la autoridad administrativa y militar y el triunfo del centralismo de la Unión. En ese contexto se desarrolla EL TREN DE LAS 3:10, a Yuma, de James Mangold, remake de la producción original de 1957 dirigida por Delmer Daves e interpretada por Glenn Ford.

La historia se centra en dos personajes. El ranchero Dan Evans (Christian “Batman” Bale) con la aspiración de conseguir una recompensa que alivie sus penurias, decide colaborar en la captura del peligroso forajido Ben Wade (Russell “Gladiator” Crowe), reteniéndolo en su rancho y posteriormente custodiándolo hasta Yuma, donde el tren de las 3:10 le trasladará a prisión.

Western de gran calibre orquestado, de forma excelente, por Mangold y con actuaciones de peso de Bale y Crowe. A destacar la actuación del malo malísimo Ben Foster, interprentando al forajido Charlie Prince. A precisar, pues, dos cuestiones. Por un lado, ese otro tren, ese que pasa una sola vez en la vida (oportunidad)…y que no hay que dejar escapar. Así lo cree el ranchero. Pero no a cualquier precio. Por encima de la necesidad (salvar a su familia) los valores humanos. En esos valores reside un aspecto fundamental en la construcción de este género genuinamente norteamericano. En este marco, funciona el esteriotipo del héroe y su antagónico. Evans y Wade. Si bien, el tramo final de la película nos propone otra perspectiva centrada en otro valor (como no podía ser de otra forma), en este caso, la amistad.

Otra cuestión a señalar, es la moda de hablar de cualquier nueva película de género como el homenaje, como el punto final, como el resurgir…Mangold demuestra que se puede hacer muy buen cine de género superando, incluso, al original. Y que el género sigue “sobreviviendo” en cuanto proporcione al cine los recursos necesarios para contar historias. Y el western, sin lugar a dudas, es uno de ellos.”

Muchas gracias a José Antonio Bermúdez por su crítica: http://www.muchocine.net/criticas/6878/El-tren-de-las-3:10

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://ktarsis.wordpress.com/2008/09/07/critica-el-tren-de-las-310-310-to-yuma-de-james-mangold/

http://www.cinematical.es/2008/09/19/critica-el-tren-de-las-3-10/

http://www.lafilacero.com/criticas/434/el-tren-de-las-310/

Ana dice: No sé por qué vi esta película porque no soy especialmente fan de las películas del oeste, he visto algún clásico porque quería hacerlo, como La diligencia o Caravana de mujeres, pero la mayoría han sido por imposición de mi padre, que adoraba este género, por lo cual me tenía que “tragar” todo lo que hubiera sobre el tema o sí o sí…tal vez sea por eso mi “aversión” por este cine.

Por otra parte odio los remake, me parece una poca vergüenza, con el dinero que se saca con la industria del cine, qué menos que hacer, como mínimo, una película original. No me parece mal coger algo ya hecho y adaptarlo: Roxanne (adaptación de Cyrano de Bergerac) o Crueles intenciones (adaptación de Las amistades peligrosas) por ejemplo, eso no me parece mal, pero coger una película ya hecha y volverla a hacer otra vez igual: eso sí, con unos efectos especiales apabullantes, me parece una tremenda tomadura de pelo.

Pero el tema es que la vi y me gustó. Tiene todos los ingredientes de una película de este tipo: el bueno, el malo, el atraco, la huida, la persecución, tiroteo….sólo faltaron los indios; pero también tiene un componente humano bastante interesante. La cosa es que me gustó.

El lince perdido: dibujitos para niños para que se conciencen de que hay que proteger la naturaleza.

 

El largometraje animado ‘El lince perdido’, realizado por los estudios granadinos Kandor Graphics y producido por Kandor Moon y Perro Verde Films, recibió ayer el primer premio en su andadura cinematográfica tras su estreno mundial en el Festival Internacional de Animación, Animadrid.

Las primeras críticas especializadas a este largometraje de animación sobre animales en peligro de extinción como el lince ibérico no se han hecho esperar: «En España nunca se había hecho un película así, con el nivel de las producciones americanas que triunfan en el mercado internacional».

 

Y arrasar es ni más ni menos lo que hizo ayer este filme escrito y dirigido por Manuel Sicilia y Raúl García, que obtuvo el galardón al mejor largometraje de animación ex aequo con el filme estadounidense ‘Idiots and Angels’, del oscarizado Bill Plympton.

Durante la clausura de la novena edición de Animadrid, considerado como el festival de animación más importante a nivel nacional y uno de los más reconocidos en Europa, ya se vio que la película, que cuenta con un presupuesto de entre 4 y 6 millones de euros, tiene una grandísima aceptación entre el público infantil.

 

«Ganar ex aequo con Bill Plympton es genial, él es un figurón del panorama internacional y esto tendrá mucha repercusión. Además, en noviembre llevamos ‘El lince perdido’ al American Film Market. Qué mejor carta de presentación», comentaba ayer muy contento Manuel Sicilia, quien estaba muy tranquilo después de haber visto la reacción de los más exigentes: los niños.

Muchos aplausos

«Estaban flipados, aplaudieron en mitad de la proyección y muchísimo al final. Disfrutaron con las caretas que se repartieron, se hicieron fotos con el lince que animó el estreno…», apostilló Sicilia en referencia a la proyección de la sección competitiva.

En la historia del festival es la primera vez que una película española logra el máximo galardón, el premio al mejor largometraje de animación. Por eso, los profesionales y críticos reunidos en Animadrid auguran una importante carrera a la película del estudio granadino.

‘El lince perdido’ cuenta con la participación del actor y realizador Antonio Banderas en su producción.

 

Para Sicilia, la alianza de Kandor con Banderas ya ha supuesto el «lanzamiento» de estos estudios de animación y un espaldarazo a su proyección internacional. «Tanto le ha gustado ‘El lince perdido’, que al inicio de la película lo que aparece es ‘Antonio Banderas presenta…’», abunda el granadino, encantado con el márketing que supone la presencia y el apoyo del artista malagueño.

A pesar de ser un filme producido en su totalidad en España con técnicas de animación por ordenador, ha logrado ventas en 35 países y se distribuirán 250 copias (Aurum) por toda España en su estreno, el 26 de diciembre. «Estamos hablando de las mismas copias que ‘Spiderman’ o ‘King Kong’», aclara su director, quien adelanta que el preestreno de la película se llevará a cabo en Granada (donde está radicada Kandor Graphics) y Madrid.

En su reparto actoral, ‘El lince perdido’ cuenta con las voces de César Sarachu y Esperanza Pedreño, ambos parte de la serie Camera Café.

La proyección de esta producción en Animadrid fue su preestreno mundial que vendrá seguido con su participación en otros festivales y encuentros cinematográficos como el Festival de Valladolid, Huelva, Gijón y Animacor.

En Port Aventura

Incluso ya se ha cerrado su pase en el parque temático Port Aventura, donde más de mil niños disfrutarán de esta historia de trasfondo medioambiental que conjuga el humor y la aventura llevada a escena por un excéntrico millonario decidido a construir un nuevo Arca de Noé para salvar a los animales en riesgo de extinción.

La película ha sido posible gracias a la participación de la Junta de Andalucía, ICAA, Canal Sur Televisión, Televisión de Galicia, ETB, TV Canaria y la 7 Televisión de Murcia.

Gracias a Á. Peñalver por su crítica: http://www.ideal.es/granada/20081005/cultura/lince-perdido-kandor-graphics-20081005.html

Para conocer algunas críticas más pinchen en los siguientes enlaces:

http://www.fotogramas.es/Peliculas/El-lince-perdido/Critica

http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/852770.html

Ana dice: estamos ante una película de animación hecha para niños con la que se intenta impregnarles de amor por la naturaleza, por los animales…en este caso por el lince (en peligro de extinción) y sus amigos  del Coto de Doñana. Como tal es una película con muchas risas, personajes disparatados, super buenazos y el malo malísimo…todo con un final feliz para regocijo de todos, especialmente de niños.

Es linda. Puede verse sin problemas.